Ir al contenido principal

Parte del contenido de esta página web no fue traducido al Español. Hay recursos de ayuda adicional para la traducción en el sitio web de la Oficina de Derechos Civiles.

Desinformación sobre la salud

Con la abundancia de información sanitaria disponible actualmente, puede resultar difícil discernir qué es verdadero y qué no lo es. Todos necesitamos acceso a fuentes de información confiables para permanecer seguros y sanos.

Portada del anuncio acerca de desinformación sobre la salud titulado Confrontar la Desinformación sobre la salud, el anuncio del Director General de Salud Pública de los Estados Unidos para construir un ambiente informativo saludable.

Por qué importa la desinformación sobre la salud

Todos podemos beneficiarnos si tomamos medidas para mejorar la calidad de la información sanitaria que consumimos. Limitar la información errónea nos ayuda a tomar decisiones más informadas para nosotros, nuestros seres queridos y nuestras comunidades.

“La desinformación sobre la salud es una amenaza grave para la salud pública. Puede causar confusión, propagar la desconfianza, dañar la salud de las personas y socavar el trabajo de la salud pública.”
—Dr. Vivek H. Murthy
Cirujano General de los Estados Unidos

Definir la información errónea

La información errónea es información falsa, imprecisa o engañosa según la evidencia más fehaciente disponible al momento.

Efectos relacionados con el COVID-19

Durante la pandemia, la desinformación sobre la salud llevó a las personas a denegar vacunas, rechazar medidas de salud pública y utilizar tratamientos sin comprobar. La desinformación sobre la salud también dio lugar a hostigamiento y violencia contra trabajadores sanitarios, personal de líneas aéreas y otros trabajadores esenciales que tenían la tarea de comunicar medidas de salud pública cambiantes.

Cómo se difunde la desinformación sobre la salud

La creciente cantidad de lugares en los que las personas buscan información ha facilitado la difusión de información errónea a una velocidad y una escala sin precedentes. La información errónea se difunde con facilidad especialmente en las redes sociales y en las tiendas virtuales, al igual que en los motores de búsqueda.

Abordar la desinformación sobre la salud

Juntos, tenemos el poder de construir un ambiente informativo más sano. De la misma forma en que todos nos hemos beneficiado con los esfuerzos para mejorar la calidad del agua y el aire, limitar la prevalencia y el impacto de la información errónea beneficia la salud pública e individual.

Preguntas y respuestas acerca de la información errónea con el Dr. Vivek Murthy

Dibujo del Director General de Salud Pública, el Dr. Murthy, hablando con dos personas en una mesa. Una es una mujer en silla de ruedas tomando de una taza. La otra es un hombre frente a una laptop abierta.

¿Cómo podemos actuar?

Todos tenemos el poder de detener la difusión de información errónea. Con los siguientes pasos, podemos protegernos y proteger a nuestros seres queridos de la información errónea nociva.

Formas de actuar según su rol

Qué pueden hacer los individuos:

  1. Aprender a identificar y evitar compartir desinformación sobre la salud.
  2. Conversar con los amigos y la familia acerca del problema de la desinformación sobre la salud.
  3. Abordar la desinformación sobre la salud en su comunidad.

Formas de actuar según su rol

Haga correr la voz con estas herramientas para compartir

Las Herramientas comunitarias para abordar la desinformación sobre la salud del Director General de Salud Pública brindan recursos e indicaciones específicas para proveedores sanitarios, educadores, bibliotecarios, líderes religiosos y miembros confiables de la comunidad para comprender, identificar y detener la difusión de desinformación sobre la salud en sus comunidades.

Se desarrolló en colaboración con la Oficina de Ciencias de la Evaluación (OES)

Recursos adicionales