Skip to page content

Hoja Informativa sobre el Herpes Genital

¿Qué es el herpes?

Hay dos tipos de virus del herpes- el virus del herpes simple tipo 1 (HSV-1) o el herpes simple tipo 2 (HSV-2).

El HSV-1 se vive como una infección de la boca y el área facial que causan ampollas en los labios. El HSV-2 usualmente causa el herpes genital aunque el HSV-1 a veces puede causar infecciones genitales.

¿Cómo se contagia el herpes?

El herpes genital se transmite a través del contacto directo con la piel durante el sexo vaginal, anal y oral. La transmisión puede ocurrir incluso si los genitales solo tocan el área afectada y no ocurre penetración. El herpes oral se contacta a través de los besos con alguien que tenga ampollas.

El herpes se puede transmitir aunque no haya ningún síntoma presente.

¿Qué tan común es el herpes?

El 16% de la población de los Estados Unidos (aproximadamente una de cada seis personas) entre los 14 y 49 años de edad tienen el HSV-2 genital. La infección genital por HSV-1 es cada vez más común.

La mayoría de los adultos en los Estados Unidos han tenido herpes oral (ampollas en la boca) que usualmente son causadas por el HSV-1.

Descargar pdf, (133 kb)



¿Cuáles son los síntomas del herpes genital?

La mayoría de las personas con herpes genital no están conscientes de que tienen la infección dado que los síntomas pueden ser leves o confundirse con otra condición.

Durante el primer brote el herpes puede ser pronunciado y doloroso. Los síntomas se pueden desarrollar un par de semanas después de haber contraído el HSV genital y pueden incluir:

  • Una o más ampollas rellenas de fluido alrededor de los genitales, el ano, las piernas y las nalgas. Algunas veces las ampollas se desarrollan adentro de la vagina. Las ampollas usualmente cicatrizan entre dos y cuatro semanas y más ampollas se pueden presentar en ese tiempo. El dolor al orinar es frecuente durante el primer brote.
  • Durante el primer brote del herpes genital la persona puede tener síntomas de gripe como dolor de cabeza, fiebre y glándulas hinchadas (especialmente cerca del área genital)

 

Exámenes/Diagnostico

Los médicos algunas veces diagnostican el herpes mirando las ampollas. Los síntomas del herpes pueden varían de persona a persona y algunos casos pueden ser difíciles de diagnosticar d esta forma.

Un cultivo viral (tomando una muestra de herpes de la ampolla) es  otra forma de diagnosticar. Una ventaja de esta prueba es la certeza del resultado positivo que también puede determinar si se tiene el tipo HSV-1 u HSV-2.

Los exámenes de sangre específicos para el herpes se pueden realizar y son la prueba más eficiente cuando no hay síntomas presentes. Estos exámenes pueden determinar si la persona tiene los anti cuerpos (substancias en la sangre que el cuerpo produce en respuesta al herpes) al HSV-1 o el HSV-2.

Reduzca el riesgo

Hay viras cosas que puede hacer para bajar el riesgo de herpes:

  • Evite el sexo durante los brotes o si experimenta síntomas en el área genital como ardor o picazón.
  • Tome medicamentos para el HSV todos los días (discuta con su médico)
  • Use condones u otra barrera de látex (como las dentales) para cada acto sexual (oral, anal y vaginal). La barrera se debe poner antes de que ocurra cualquier contacto sexual.
  • Tener sexo con una sola pareja (que solo tiene sexo con usted)
  • Los exámenes y tratamiento apropiados. Hable con su proveedor de cuidado de salud para saber que pruebas de ETS se recomiendan para usted.
  • Hable con su pareja

Cuando una pareja ha tenido herpes genital, puede ser Buena idea que la otra pareja se haga pruebas. Mantenga en cuenta que los síntomas del herpes genital no siempre son notados y muchas personas con herpes genital no están conscientes de que están infectados.

El herpes se puede manejar en la relación pero la comunicación y la educación son importantes. Vea la sección de recursos abajo para más información sobre los aspectos del HSV incluyendo las relaciones.

Tratamiento

No hay cura para el herpes pero los medicamentos pueden tratar los síntomas y controlar los brotes (no todas las personas con herpes requieren tratamiento). Existen medicamentos antivirales aprobados para tratar el herpes genital.

Existen tratamientos durante los brotes, así como formas de reducir o eliminar los brotes. La terapia diaria o de supresión puede reducir el riesgo de transmitir el HSV genita a la pareja.

¿Cuáles son las complicaciones del herpes?

En los adultos sanos, el herpes rara vez lleva a complicaciones. Los brotes recurrentes son comunes y algunas veces dolorosos. En alguien con un sistema inmune débil, el herpes puede ser frecuente y severo.

El HSV ocasionalmente afecta a los ojos. Si no se trata, esto puede causar daño y potencialmente pérdida de visión. El herpes ocular frecuentemente ocurre cuando la infección oral del HSV-1 se vuelve activa y viaja hacia el ojo (típicamente solo uno es afectado).

Aunque poco común, las mujeres embarazadas algunas veces pasan el herpes a sus bebés. Esto puede ocurrir más si la mujer contrae el herpes durante el embarazo, así que es importante que las mujeres embarazadas tengan cuidado. Si una mujer embarazada o su pareja han tenido herpes genital, ella y su médico deben discutir formas de protegerla a ella y al bebé. La mayoría de las mujeres con herpes genital pueden tener partos vaginales y bebés saludables. Si una mujer muestra signos de herpes genital durante el parto, tendrá una cesárea.

Los herpes genitales hacen que la persona contraiga el VIH más fácil por las llagas abiertas que causa el HSV. Además, el VIH puede ser más infeccioso y transmitido de forma más fuerte en alguien que tenga VIH y HSV.

Fuentes

Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades:

National Institute of Allergy and Infectious Diseases (Instituto Nacional Para el Control de Alergias e Infecciones)